¿Quién es el Olentzero? Historia, tradición, origen, evolución y canción de este personaje tan peculiar

Hoy en día conocemos al Olentzero como un personaje bonachón, grueso y desharrapado que reparte regalos. Su oficio es el de carbonero y cada 24 de diciembre baja de las montañas, ataviado con boina y pipa, para recorrer las calles de las distintas localidades del País Vasco seguido por multitud de niños. Sucio de carbón, Olentzero tiene la nariz algo enrojecida debido a su afición a la bebida.

sam_23071 (1)Pero ¿de dónde procede este personaje tan singular que a los niños trae regalos y al que, curiosamente, se le prende fuego mientras se canta una canción en su honor? Su aspecto desastroso ha sido satirizado hasta el extremo. Aita Donostia llegó a describirlo como “cabezón sin inteligencia” o “puerco barrigudo”. Pero ese aspecto desaliñado tiene una explicación mitológica y coherente.

En los territorios que hoy conocemos como Euskadi y en el País Vasco francés, existía una tradición muy extendida por la cual durante los días cercanos al solsticio de invierno se conmemoraba la necesaria renovación de la naturaleza y del hombre. Así, se creía que a la muerte le seguía la vida. Es, precisamente, esta idea de renovación y revitalización la que simboliza la figura del Olentzero. De ahí su aspecto desharrapado y viejo, cercano a la degeneración, porque lo que en el fondo representa es el tiempo pasado que está a punto de morir. Y por eso también, su posterior desaparición con la que da paso al año nuevo renovado y lleno de vida.

sam_22931El fuego, bajo el que sucumbe el Olentzero, no sólo purifica sino que significa la desvinculación total de la comunidad con el tiempo que ha pasado. Su desaparición bajo las llamas supone dejar el camino libre al año que llega.

Con la llegada del cristianismo y el abandono progresivo de las prácticas religiosas paganas, el Olentzero dejó su papel de anunciador de la renovación de la naturaleza y se convirtió en el portador de un mensaje con profundo calado cristiano: el nacimiento de Jesús. Sin embargo, en ese proceso de adaptación a las nuevas creencias, el Olentzero no sufrió cambio alguno en su aspecto. Esa es la razón por la que muchos, fundamentalmente en el País Vasco francés, han visto en esa adecuación del antiguo mito una especie de adaptación regional del universal personaje de Papá Noël.

 [youtube https://www.youtube.com/watch?v=s_wIYCpp4ew&w=420&h=315]

Fuente: Miraquecurioso.com

Comentarios cerrados.